El Alma

Shape Image One
El Alma

" Oh! Alma mía " de Àngela Siri Vedya Kaur

Y aun se oye a lo lejos: “ No eres este cuerpo. No eres esta mente. No eres el criado. Eres el Alma. Este es el viaje del Alma, no el tuyo.”

El Alma queriendo tener una experiencia Humana es la que alimenta el deseo de aventurarse a Vivir. Lo que sea,  pero a VIVIR que por eso estamos en la Maya, y podemos jugar a Sentir pasiones y decepciones, emocionarnos o pararnos delante de los retos propuestos en ese guión del “infinitum”.

Seguro que en su camiseta de átomos y partículas está el “Carpe diem” bien alineado con lo Divino, aunque des de aquí tan denso perdamos la conciencia de aprovechar cada momento. Si nos grabáramos con fuego el decreto primero del Ser : “Yo Soy”,“So Hum”, manifestaríamos la voluntad de romper el ciclo kármico de causa y efecto.

Pero ¿dónde está el alma? ¿Dónde se cobija? Algunos filósofos y teólogos pensaban que el alma estaba en el corazón, y otros, entre ellos los primeros grandes científicos, opinaban que el alma residía en el cerebro.

En kundalini yoga el Alma con sus nueve cuerpos restantes a su servicio, son considerados capacidades poderosas de la psique. Cada cuerpo tiene talentos específicos y ineptitudes desafortunadas que arrebatan la felicidad a cada momento. De estos “momentos” sabe bastante el ego,  nuestro mecanismo básico de subsistencia cuya tarea es crear una identidad individual, ofreciendo límites, información y motivación para conseguir lo que necesitamos.

El ego parte parcialmente consciente de la personalidad humana según Freud, en su máximo esplendor se cree poseedor de la verdad, y limita el campo de las múltiples posibilidades , porqué…lo que te cuentas aun en el silencio de la mente, cuenta, y crea resultados en la forma , y si no permites que tu Alma se manifieste a través del cuerpo, le tendremos que dar razón a Platón, A veces hablaba de ella como si estuviese encarcelada en un… “cuerpo”.

Y lo único que tiene que ser el cuerpo es el vehículo perfecto manteniendo el flujo del espíritu dentro de el, conectándose con la infinidad interna que engendra un lugar de gran humildad y creatividad.  Relajándose en la paz de lo Dharmico y el disfrute de la belleza,  para que así el Alma se manifieste en equilibrio, y podamos acceder al propósito y a la oleada creativa de vida.

¿ Y como lo hacemos, como reconocemos esa parte de Diós en nosotros?, ¿ como llegamos a ella ? ¿que tiene el cuerpo de especial?

-pues… – diría Descartes: – la Glandula Pineal, que es el asiento del Alma – y ahí estamos con ese pequeño guisante en forma de piña, rodeado de líquido cefalorraquídeo que se activa por el movimiento de la energía, sintiendo que es la gran desconocida. 

Aunque con el tiempo, hemos aprendido que cuando generamos presión del prana y apana subimos la kundalini, “el nervio del alma” .Cuando esta pasa a través del nervio central o sushmana, alcanza los chakras superiores y entonces la pineal secreta y la pituitaria actúa como un faro en medio del mar.

Y ese es el maravilloso momento donde el Alma es despertada en la Matrix y el velo de Isis es rasgado por la sospecha de que el mundo que experimentamos convencionalmente es una ilusión. 

En este estado de luminiscencia el Kundalini Yogui , sutil, sensible, comprometido con la práctica, tiene la capacidad de programar un nuevo estado del Ser.  Abre su corazón y en el Amrit vela sigue el legado de Guru Nanak, toma el JAP JI, lo recita y equilibra el elemento eter, porqué sabe que si su Alma está en peligro y su radiancia se encuentra débil, esta canción del Alma lo libera del ciclo del nacimiento y muerte.

Translate »